Idioma

UGT denuncia que ´abuelos de acogida´ recurren a bancos de alimentos por falta de prestaciones

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

La política de recortes sociales ha castigado duramente a las familias acogedoras durante esta legislatura. En los últimos 4 años se ha rebajado la cuantía de las ayudas económicas, se excluyen gastos que antes estaban cubiertos y se ha dejado fuera a familias que antes recibían ayuda.

La comparativa de las órdenes de la conselleria de Bienestar Social que anualmente convoca las ayudas al acogimiento familiar evidencia la gravedad de los recortes. En el año 2011 era frecuente que la ayuda económica para las familias acogedoras que no tenían recursos alcanzara los 300 euros; en 2015 será de 135 euros.

El acogimiento familiar es una medida de protección que adopta la Generalitat que otorga el cuidado de un menor a una persona o núcleo familiar, con la obligación de velar por él, tenerlo en su compañía, alimentarlo, educarlo y procurarle una formación integral, con el fin de integrarlo en una vida familiar que sustituya o complemente temporalmente a la suya de origen.

Estos acogimientos pueden realizarse en familia extensa (con personas vinculadas con el menor por una relación de parentesco o por una relación especial, para evitar que se desvincule afectivamente de su entorno familiar), o bien acogimientos con familia educadora (que son aquellos que se formalizan con personas sin vinculación alguna con el menor, inscritas en el Registro de Familias Educadoras, y en función del interés educativo del menor.

En la Comunitat Valenciana hay más de 2600 menores en acogimiento familiar, aproximadamente un 80% de los cuales (unos 2100 menores) están acogidos en familia extensa, y un 20% en familia educadora. Por otra parte, hay algo más de 1100 menores acogidos en centros residenciales de protección de la Comunitat Valenciana (hay 1187 plazas). En total, de los aproximadamente 3900 menores atendidos por el sistema de protección, más de la mitad están acogidos en su familia extensa.

Menores tutelados por la Generalitat que recurren a los bancos de alimentos

Hay numerosos casos de menores acogidos por sus abuelos, muchos de ellos con la pensión mínima (poco más de 630 euros/mes) o con una pensión no contributiva (unos 360 euros/mes) para hacer frente a los gastos de la casa y del cuidado de sus nietos (son frecuentes los casos de 2, 3 ó 4 nietos acogidos). A la FSP-UGT le consta que hay casos en que estas familias han de acudir a las ayudas de emergencia que conceden los ayuntamientos para pagar los recibos de luz o de agua. También nos constan casos de familias que acogen menores tutelados por la Generalitat y que han de recurrir a los bancos de alimentos para atender las necesidades de estos niños.

 

Cambio en el plazo para solicitar las ayudas

Las familias han de solicitar las ayudas económicas para el año 2015 antes del 30 de enero, cuando en años anteriores se podían presentar hasta el 30 de septiembre y, además, contemplaba la posibilidad de admitir solicitudes posteriores si se acreditaba que la necesidad aparecía fuera de plazo.

Es probable que este cambio repentino provoque que haya familias que no soliciten estas ayudas en el breve plazo concedido, con lo que dejarán de percibir las ayudas económicas para la atención de los menores que, en muchos casos, tienen acogidos desde hace años.

Además, los acogimientos permanentes antes no requerían presentar cada año la solicitud, pero ahora sí. Debe tenerse en cuenta que frecuentemente se trata de familias con escasos recursos, muchas veces personas mayores que cuidan a sus nietos, por lo que estos obstáculos administrativos añaden a esta población ya vulnerable mayores dificultades en el acceso a las ayudas.

Limitar el plazo a enero tendrá otras consecuencias nefastas: los acogimientos que se formalicen a partir de febrero no tendrán ayudas, o los casos de cambios en la modalidad de acogimiento (p. ej. que pase de acogimiento simple a permanente, o que se trate de una prórroga). También provoca el absurdo de que una familia que en enero tenga acogido un menor y en febrero acoja a otros dos, sólo cobre la ayuda por un menor, hasta que en 2016 pueda volver a solicitarla, salvo que se abra un nuevo plazo extraordinario, lo cual no está previsto en la orden de la conselleria para la familia extensa y la educadora.

Las familias que acojan a menores a partir de febrero no recibirán ayudas

La convocatoria de estas ayudas prevé un plazo de presentación de solicitudes que acaba el 30 de enero, de modo a partir del 31 de enero estará cerrado el plazo para presentar nuevas solicitudes. Ello supone que, a partir de febrero, cuando la Administración proponga como medida de protección el acogimiento familiar de un menor, la familia acogedora no recibirá la ayuda necesaria para su manutención.

La FSP-UGT recuerda que la mayor parte de acogimientos lo son en familia extensa, y que habitualmente se trata de familias con pocos recursos económicos. En la mayor parte de los casos el menor está acogido por sus abuelos, que frecuentemente cobran la pensión mínima (unos 600 €) o una pensión no contributiva, por lo que necesitan de la ayuda económica para poder dar de comer a los menores. En estos casos, a pesar de la penuria económica, el vínculo afectivo hace que familia no deje de atender al menor.

La FSP-UGT anuncia la dificultad que habrá durante 2015 para que formalizar nuevos acogimientos y prórrogas de los existentes, ya que las dificultades económicas que sufren las familias por la crisis no tendrán una medida de apoyo como son las ayudas para el acogimiento.

Además, se deja a los servicios sociales municipales sin instrumentos de intervención ante los casos que detecten de menores en situación de riesgo, ya que se elimina la concesión de estas ayudas a partir de febrero. Es un boicot más de los gobiernos del PP a los servicios sociales municipales.

Retrasos en el pago de las ayudas

Resultan habituales los retrasos de varios meses en el pago de estas ayudas. Esta demora ha llegado, en ocasiones, a más de seis meses, a pesar de que se trata de compensar los gastos cotidianos para la manutención de los menores acogidos.

A ello se añade que la Generalitat no sustituye las bajas del personal técnico que tramita estos casos, lo que provoca más retrasos en su tramitación y en el pago por este motivo.

 

El PP ha eliminado la ayuda por gastos extraordinarios para la familia extensa

Otro importante cambio producido desde el 2011 es la eliminación de la ayuda para gastos extraordinarios de los menores acogidos en familia extensa, que cubrían las necesidades excepcionales acontecidas en el cuidado, atención y escolarización de los menores acogidos, distintos de los gastos periódicos de manutención derivados de la obligación de cuidar, alimentar y educar al menor. Se trata de los gastos derivados de tratamientos médicos, así como prótesis, tratamientos psicológicos o pedagógicos, y la adquisición de libros de texto y material escolar. Al inicio de esta legislatura se podían conceder hasta dos ayudas al año por menor, cada una por un valor de 222 euros.

Ello afecta a la mayoría de las familias, ya que el 80% de los menores en guarda o tutela de la Generalitat acogidos en familias están con su familia extensa.

 

Durante esta legislatura ha bajado la cuantía de las ayudas y el presupuesto destinado

En el año 2010 la cuantía de las ayudas económicas para atender los gastos de manutención del acogimiento de menores en familia extensa podía llegar a 8 € por menor y día. Ahora esta ayuda se ha rebajado a 4.5 € por menor y día. Es decir, en esta legislatura la ayuda económica para el 80% de las familias acogedoras se ha rebajado prácticamente a la mitad

El presupuesto global para estas familias ha bajado durante la legislatura, ya que ha subido menos que el IPC acumulado estos años. Ha pasado de 3.095.000 € en el presupuesto de 2011 a 3.193.830 € para 2015. Para mantener su valor y subir lo que el IPC tenía que alcanzar los 3.255.940 €, lo que supone una pérdida de más de 60.000 € (el IPC acumulado entre 2011 y 2014 es un 5.2%)

 

La FSP-UGT denuncia que la política de atención a la infancia de la Generalitat es  cruel y miope.

La política de recortes en atención a la infancia aplicada por la Generalitat es cruel porque se aplica precisamente cuando los índices de pobreza infantil en la Comunitat Valenciana han  aumentado de forma alarmante, como muestran los recientes estudios publicados sobre el tema.

Y es una política miope porque el ingreso de un menor en un centro de acogida cuesta unos 80 €/día, cuantía que supone 17 veces más que el coste de la atención en familia extensa o allegada (4.5 €/día). Resulta más conveniente para el interés del menor y mucho más barato para la Administración apoyar el acogimiento en su familia extensa que el recurrir al ingreso en un centro residencial. Sin embargo, en esta legislatura ha rebajado a la mitad la cuantía de las ayudas a estas familias.

 

FSP-UGT denuncia que existen centenares de menores en situación de desprotección no detectados ni atendidos por la Generalitat

Los servicios sociales municipales no dan abasto para hacer frente a la situación, han sido muy debilitados por las políticas de los últimos años y carecen de medios humanos y materiales para afrontar las necesidades.

La FSP-UGT denuncia que la intervención de la Administración deja fuera a la mayor parte de los menores que necesitan medidas de protección. Las políticas de debilitamiento de los servicios públicos que ha aplicado el PP han alcanzado al sistema de protección de menores en la Comunitat Valenciana, que ni siquiera detecta las situaciones de desprotección. 

Ver noticia en LEVANTE EMV

 

      

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CANAL YOUTUBE

 

 

 SIGUENOS EN FACEBOOK

  

 ÚLTIMOS TWEETS

 

 





 

 

 





 



 



 

 

CANAL YOUTUBE

 

 

SEGUEIX-NOS EN FACEBOOK

 


ÚLTIMS TWEETS

       

         

IR ARRIBA