Idioma

UGT-PRISIONES denuncia que la sanidad penitenciaria es un agujero negro dentro de la sanidad pública, que afecta a toda la población

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

La salud pública no es una prioridad para Instituciones Penitenciarias y esto no solo afecta a la salud de los presos, si no que puede acabar afectando a la población en general. A pesar de los acuerdos políticos sobre las transferencias en materia de Sanidad Penitenciaria a la Sanidad Pública, y el mandato legal de la  Ley de Cohesión y Calidad, los responsables de la Secretaria General de Prisiones, no hacen más que poner obstáculos y dilatar las decisiones para su cumplimiento.

Así mismo, tanto el Senado, como la Comisión de Sanidad del Parlamento Valenciano, se pronunciaron positivamente a favor de las Transferencias en materia de Sanidad Penitenciaria.

En lo referente a la  prisión de Valencia en Picassent, la más grande de España, sus responsables han mantenido varias reuniones con los de la Consellería para ir acercando posturas y formas de actuación. De lo tratado en dichas reuniones se le ha dado traslado a  la Secretaria General de Prisiones, cuya respuesta ha sido dilaciones, silencios y contestaciones a medias, creando confusión entre los interlocutores de las mencionadas reuniones.

Después de estudiar la situación sanitaria de la prisión de Valencia, los técnicos de la Conselleria, ven con imperiosa necesidad y urgencia que Prisiones acelere las gestiones para las transferencias, al comprobar que se trata de un “agujero negro dentro de la Sanidad”, con innegables riesgos para la salud y la seguridad, tanto dentro del ámbito penitenciario como extrapenitenciario.

Los técnicos de la Conselleria han comprobado “in situ” la situación, y constatado que puede tener y tiene trascendencia directa sobre temas de Salud Pública, cuando los ciudadanos privados de libertad salen al exterior, tanto en forma de permisos como en libertad.

Las historias clínicas

Uno de los obstáculos que mantiene  la Administración Penitenciaria, es el de no querer compartir un mismo modelo de historia clínica, como es el de la Conselleria, denominado Abucasis. Nadie entiende el deseo de opacidad sobre la información sanitaria que tiene el Ministerio del Interior.

La predisposición de la Conselleria de Sanidad ha sido muy positiva en este aspecto, apostando por la transparencia, pero se ha encontrado con la negativa de Prisiones.

Enfermos Psiquiátricos

Las consecuencias de este obstáculo que mantiene Prisiones nos crea varios problemas tanto de Salud Pública como de Seguridad. Enfermos Psiquiátricos que cuando llegan al departamentos de Ingresos y son visitados por el equipo sanitario de la prisión que de entrada no se tiene acceso a los antecedentes se sus patologías, con el riesgo que esto supone para el propio paciente, otros internos y  trabajadores del centro.

El mismo problema se da a la inversa, cuando un paciente psiquiátrico sale de la prisión no hay forma de informar con una misma historia clínica, para que otros profesionales de la sanidad puedan hacer un seguimiento. Los problemas que se pueden derivar son fácilmente imaginables. Un paciente psiquiátrico sin control puede generar unos problemas muy destacables en varias facetas de seguridad y salud.

Enfermedades infecciosas

Si entramos en el colectivo de pacientes con enfermedades infecciosas, la situación es la misma y la problemática en materia de Salud Publica mayor si cabe. Recordemos que en Prisiones hay individuos de todas  las latitudes  y lugares.

No saber quién entra en una prisión, que es un institución cerrada, ni con que antecedentes infecciosos, puede generar problemas importantes. Cuando se intuye y se descubre un proceso infeccioso, puede que sea muy tarde y haya que aplicar protocolos amplios, de manera urgente a multitud de personas, como ya ha ocurrido.

La situación de cuando sale de prisión un paciente con antecedentes infecciosos y con tratamientos, y no se puede plasmar en una misma historia es un riesgo alto sobre la Salud Publica de la sociedad en general.

El hospital de referencia: el Hospital General

Hay casos en estudio en Hospital General de pacientes infecciosos que provienen de la prisión, porque el equipo sanitario de la prisión intuyó que algo no funcionaba correctamente. El Hospital General  ha constatado que se trata de un paciente con proceso infeccioso multirresistente a los tratamientos habituales.

Hijos de madres encarceladas

En el colectivo pediátrico también hay situaciones que se ven afectadas negativamente por esta obsesión de Prisiones de no admitir la propuesta de la Conselleria de compartir la historia clínica, denominada Abucasis. Cuando un niño supera los 3 años y ya no puede seguir con su madre en la institución penitenciaria, debe de salir, y nos encontramos que al no compartir historia clínica, no se puede informar de la situación de las vacunas de este niño a la Sanidad Pública.

La escasez de personal

Este Ministerio ha sido advertido en reiteradas ocasiones del problema de escasez de personal, especialmente médico y de auxiliares de enfermería. Dentro de aproximadamente un año será muy difícil la asistencia médica en la prisión de Valencia porque se jubila la mitad de la plantilla. Seguimos sin respuesta.

La deuda con la Sanidad Pública

Otro aspecto que es destacable es la deuda que el Ministerio tiene con las distintas CCAA, en materia de la asistencia especializada que estas han ido facilitando a las distintas prisiones.

En este último aspecto el Ministerio parece que pretende jugar a “trileros”, e intentar no pagar lo que debe, manteniendo el silencio como respuesta. A modo de apunte nos refieren que a la Comunidad de Cantabria, con una sola prisión y de carácter medio, la deuda ascendía a 150000 euros.

En resumen, una situación muy preocupante

La situación es cuanto menos muy preocupante por la actitud del Ministerio del Interior y de su Secretaria de IIPP, que pisotea derechos y recomendaciones básicas en materia de Salud Pública, tanto de sus administrados y trabajadores, como de los ciudadanos en general.

Nos preocupa  que los actuales dirigentes en Prisiones sean herederos de una postura antigua en la gestión de las Prisiones, que era “que cuanto menos se sepa de lo que pasa en el interior de las prisiones, mejor”.

Esta casta directiva del Ministerio y de esta Secretaria se saltan las disposiciones legales, políticas y de acuerdos para que la Sanidad Penitenciaria deje de ser un agujero negro dentro de la Sanidad.

Desde UGT, creemos que este Ministerio y su Secretaria de Prisiones está poniendo en peligro la salud de muchas personas tanto dentro de los establecimientos penitenciarios como fuera de ellos, y eso es una acción que no se puede permitir,  por lo que  podría tener sus consecuencias penales al margen de las sanitarias.

Esperamos que todos los grupos políticos se hagan sensibles de esta situación y no permitan que el mundo penitenciario sea un agujero negro  y un cortijo para los” herederos de la gestión obscura”.

 

 

 

 

     

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CANAL YOUTUBE

 

 

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 


ÚLTIMOS TWEETS





 

 

 





 



 



 

 

CANAL YOUTUBE

 

 

SEGUEIX-NOS EN FACEBOOK

 


ÚLTIMS TWEETS

       

         

IR ARRIBA